Desde hace ya tiempo que venimos siguiendo a fotógrafos jóvenes que creemos que tienen un diálogo con la fotografía muy interesante, ampliamente estético y que representan en parte una herencia de otros fotógrafos que han surcado EEUU como una tradicción visual grabada a fuego, desde diferentes dimensiones estéticas y conceptuales. La búsqueda de una interpretación y representación de su propio mundo, nos parece un estrato de esa influencia consciente o insconsciente que se dispone entre ese mítico espíritu de road movie y la topografía de diario de viaje a través de territorio norteamericano.

Bryan Schutmaat (1983).

Dustin Askland (1981)

Will Govus (1991)

Matthew Genitempo (1983)

Anuncios