Hay fotógrafos de muchos tipos, con muchos estilos y con finalidades diversas. Existe una clase de fotógrafos que generan mundos interiores particulares, originales y evocadores, representan su mundo interior, sus inquietudes de una manera tan poética que las imágenes parecen una mezcla de insconsciente hecho consciente y la memoria individual propia y colectiva representada a través de unas cuantas fotografías. David Favrod nos parece esa clase de fotógrafo, sobre todo en su trabajo Gaijin (que literalmente significa “persona exterior” o “no-japonesa”, es una palabra políticamente incorrecta que generalmente se siente como peyorativa o neutra).

La presentación del trabajo nos parece tan sincera que merece la pena reproducirla literalmente.

«Para un suizo, soy un japonés y una japonesa soy un suizo o más bien un gaijin.»
Mi nombre es David «Takashi» Favrod. Nací el 2 de julio de 1982 en Kobe, Japón, de madre japonesa y padre suizo. Cuando tenía 6 meses, mis padres decidieron venir a vivir a Suiza,  mas concretamente a Vionnaz, un pequeño pueblo en la parte baja del Valais. Como mi padre tuvo que viajar muchos por su trabajo, mi madre que me enseñó sus principios y su cultura.

Cuando tenía 18 años,  pregunté por la doble nacionalidad en la embajada de Japón, pero se negaron, ya que sólo se da a las mujeres japonesas que desean obtener la nacionalidad de su marido.

Es a partir de este sentimiento de rechazo y también de un deseo de demostrar que soy  japonés como soy suizo lo que me hizo crear esta serie. “Gaijin” es un relato de ficción, una herramienta para mi búsqueda de la identidad, donde los auto-retratos implican una relación íntima y solitaria que tengo conmigo mismo. La imagen del espejo se congela en un alter ego  figurativo que sirve como punto de anclaje.

El objetivo de este trabajo es crear “mi propio Japón”, en Suiza, de los recuerdos de mis viajes cuando era pequeño, las historias de mi madre, la cultura popular y tradicional y las historias de mis abuelos sobre la guerra.

Anuncios