Hay trabajos tan personales e íntimos que se hace muy dicifil hablar de ellos, hacer cualquier tipo de explicación o teorizar sobre su desarrollo. Toda la obra de la fotógrafa Arja Hyytiäinen es un trabajo para degustarlo con calma, sosiego y dejándonos llevar por sus evocadoras y desgarradoras imágenes. Luego al final de ese camino  tal vez se nos vienen hipótesis sobre “por qués” y “cómos” que tal vez no importe mucho que se lleguen a resolver, porque ya se nos ha impregnado su mundo fotográfico.

Anuncios