Charlie Crane no es el único pero sí uno de los que mejor (siempre bajo nuestro subjetivo punto de vista) ha registrado la hermética Pyongyang. Esta ciudad, que califica como la “Disneylandia del Stalinismo”, se muestra gracias a su trabajo como un espacio en un obsesivo orden, con imágenes estáticas de avenidas y edificios producto de la megalomanía, retratos de rigidez militar y una luz gris y continua que no permite sombras; unos parámetros que insinuan lo que puede ser la vida en Pyongyang. Este proyecto ha sido publicado en el libro “Welcome to Pyongyang”, y si estais muy interesados en el tema, os recomendamos también los trabajos de Phillipe Chancel, Olivier Mirguet o Andreas Gursky.

www.charliecrane.co.uk

Anuncios